viernes, 17 de junio de 2011

CÓMO ELEGIR ASESORÍA CONTABLE Y FISCAL

Si buscamos la definición de asesoría en el diccionario de la Real Academia, la definición que tenemos es la de oficina y oficio del asesor, por tanto para elegir una asesoría es fundamental la figura del asesor, su experiencia, su capacidad, su estudio, sus consejos, etc.

Si tuviera que recomendar una asesoría en Vigo, tendría claro cuales no aconsejaría y los motivos por los que lo haría. Por poner unos ejemplos de lo que no considero apropiado, expondré lo que a mi entender no debe de hacer el que ejerce de asesor, antes de centrarme en lo que a mi entender genera valor añadido a los clientes de las asesorías.

1. Dejar a los clientes en manos de personal en prácticas o poco cualificado. Las prácticas son para aprender con el asesor y hasta que la persona en prácticas no tenga un cierto rodaje no debe de tener contacto directo para asesorar a los clientes.

2. Pedir que se impriman listados a mansalva. El asesor debe de simplificar el trabajo de las empresas y asesorarlas, no hacer gastar papel y tinta a sus clientes y hacerles perder tiempo. La información que se recabe en la empresa debe de ser precisa, la estrictamente necesaria y si puede debe de ser recabada en formato electrónico.

3. Una asesoría que se precie tampoco debe de hacer imprimir libros diario y de balances a los clientes, ya que puede hacer esto de manera telemática o en un CD, contribuyendo de esta manera al ahorro de papel y tinta y al mantenimiento del medioambiente.

4. Los errores, se pagan caros, en este caso con Hacienda, por eso si por un error de la asesoría el cliente se enfrenta a una sanción, la asesoría debe de hacerse cargo de la multa o recargo.

Por contra, las virtudes que debe de tener una asesoría a mí entender son:

1. El personal debe de tener la titulación adecuada. Esto es Licenciatura o Diplomatura en Empresariales o Administración de Empresas, o como mínimo un Ciclo superior en Administración y Finanzas. Esta formación debe de estar al alcance de los clientes y antes de contratar los servicios de una asesoría deberíamos exigir que nuestro asesor nos acreditase su formación si esta no esta claramente visible en la asesoría.

2. El asesor debe de estar al servicio del cliente, no el cliente al servicio del asesor, esto es, la asesoría debe poner los medios y el personal para que el suministro de la información de la empresa a la asesoría no obligue a desplazamientos continuos del cliente.

3. La asesoría debe de involucrarse con la empresa cliente, asesorando sobre todo lo que considere de utilidad para la buena marcha del negocio de su cliente, y no limitarse a realizar solamente asientos contables y presentar los impuestos.

4. La contabilidad debe reflejar la imagen fiel de la empresa y este debe de ser uno de los principales objetivos de la asesoría, si la información de los estados contables no es fiable difícilmente servirá para tomar decisiones.

5. El asesoramiento sobre procesos administrativos eficientes en las empresas clientes que empiecen su andadura también es una virtud, ya que cuando una empresa empieza a funcionar toda ayuda es buena.

6. Es muy recomendable que las personas que nos asesoran hayan pasado por PYMES o empresas diferentes a la asesoría para así conocer mejor las necesidades y las inquietudes de sus clientes.

7. El uso de medios telemáticos, para suministrar información y la existencia de páginas web o blogs con información actualizada de utilidad es algo que los clientes deben de valorar positivamente.

Estos puntos son mi opinión sobre lo que no debe de hacer o lo que debe de hacer una asesoría Contable y Fiscal, aunque estaré encantado de incluir cualquier punto que cualquier lector de este blog me apunte en la sección de comentarios, siempre y cuando considere que su aporte puede ayudar a tomar la mejor decisión a la hora de elegir una asesoría.